Logo
Imprimir esta página

Orgullo ‘Chichilargo’

Los pueblos se unen y se reconocen a través de sus señas de identidad. Banderas, cánticos, tradiciones, expresiones, gestos: todo un universo que comunica quiénes somos y, ante todo, de dónde venimos. Más aún, son esas pequeñas cosas las que hacen que tu vecino y tú tengáis un vínculo de unión más allá del hecho de vivir próximos el uno del otro. Sobre esto hay mucho escrito.

En pueblos con larga historia, muchas de esas señas de identidad hunden sus raíces en la noche de los tiempos y, aunque no hayan perdido ni un ápice de fuerza en su divagar de generación en generación, no siempre son fáciles de explicar, ya que a su alrededor giran diferentes teorías sobre su origen y su significado.

El término que nos ocupa, ‘chichilargo’, es un adjetivo que comparten todos los nacidos en Mijas Pueblo. No es, desde luego, un gentilicio oficial, pero eso no quiere decir que no pueda cumplir su función como seña de identidad de los naturales de la blanca villa.

Ya saben, entre hermanos siempre nos ha gustado tirarnos los trastos a la cabeza

Sobre el origen del término es de lo que queda más rastro en la memoria popular. Parece haber consenso en cuanto a que fue por las rencillas entre vecinos de los municipios colindantes de Mijas y Fuengirola que acuñaron este término. Si los segundos se mofaban de los mijeños llamándoles ‘chichilargos’, estos se vengaban llamándoles ‘choros’. Y es que entre hermanos, ya saben, siempre nos ha gustado tirarnos los trastos a la cabeza, siempre desde el cariño.

Pero del significado pocas pistas. Ejerzamos de lingüistas. Debe de tratarse de un término compuesto, de ‘chichi’ y ‘largo’. Del primero, aparte de algún uso en sentido coloquial que todos conocemos, poco he podido encontrar. Sin embargo, el diccionario de la Real Academia nos da algunas pistas sobre usos del adjetivo ‘largo’ fuera del evidente, tales como “liberal, dadivoso”, “abundante, excesivo”, “que hace algo en abundancia” o, incluso, “astuto, listo”. Y esto bien puede servir como punto de inicio.

Porque, según Paco Núñez, el “chichilarguismo” tiene que ver con una manera especial de expresarse, en voz alta y con exagerados ademanes. Y, ojo, que no hemos ido a preguntarle a un cualquiera. Según parece, Paco Núñez, también conocido como Paco Fiestas, es de los vecinos del pueblo que más saben sobre las tradiciones orales y las señas de identidad de Mijas. Según él, en la expresión ‘Qué chichilargo eres’, se fundirían el hecho de ese hablar aspaventoso, propio de los mijeños, con el hecho de ser muy de Mijas. Sería, pues, una metonimia, por el que al mijeño se le conoce por una de sus características más singulares. Una metonimia en grado superlativo.

Al mijeño se le conoce, pues, por una de sus características más singulares

“Los de Álora son ‘perotes’, los de Benalmádena son ‘alacranes’, los de Alhaurín son ‘panziverdes’, los coínos son ‘lagartos’ y nosotros, pues ‘chichilargos’”, afirma Núñez.

Sin embargo, Salvador Arias se muestra más receloso con el término, que considera peyorativo. Este, como encargado del Archivo Municipal, sentencia que no existe ni un solo documento que avale esta ni ninguna otra explicación y que solo viene a reavivar viejas rencillas entre pueblos vecinos. Obviamente es su función. Como archivero, su trabajo es conocer y contrastar todo lo que se publica de Mijas, por lo que no se siente a gusto con este término.

Todo esto que les cuento, sucede durante una conversación, una mañana en el hogar del jubilado. Y entre medias se cruzan historias de la gente de Mijas de siempre, de los que estaban todos, de alguna manera u otra, emparentados. De cuando, nos cuenta María Jesús Moreno, hermana mayor de la hermandad del Nazareno, surgían piques “con los muchachos de los pueblos vecinos porque venían a ligar a Mijas”. O cuando los ‘choros’ subían a Mijas el 1 de mayo “para que les apedreáramos”, y “las coplillas que nos cantábamos unos a otros”, recuerda Núñez. Y es que “eran otros tiempos y con algo había que entretenerse”, afirma Arias.

En fin, que puede que guste más o menos, pero el mijeño es ‘chichilargo’, porque forma parte de él y porque las viejas rencillas con los hermanos de Fuengirola también son una seña de identidad.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Galería de imágenes

{gallery}10066{/gallery}
2018 © MIJAS COMUNICACIÓN, S.A.
Aviso Legal y Política de Privacidad