Mijas Comunicación SA

Complicaciones oculares en la diabetes

Usted puede haber oído que la diabetes causa problemas en los ojos y puede conducir a la ceguera. Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de ceguera que las personas sin diabetes. 

Pero la mayoría de las personas que tienen diabetes solo tendrán trastornos oculares menores. Con chequeos regulares, puede evitar que los problemas de mayor importancia se presenten. Y si usted llega a desarrollar un problema importante, hay tratamientos que a menudo funcionan bien si se comienza de inmediato.

Glaucoma
Las personas con diabetes tienen un 40% más de probabilidades de sufrir de glaucoma que las personas sin diabetes. El glaucoma se produce cuando aumenta la presión en el ojo. 

La visión se pierde poco a poco debido a la retina y el nervio se va dañando. Existen varios tratamientos para el glaucoma. Hay gotas de uso diario para reducir la presión en el ojo, mientras que en otros casos se requiere cirugía.

Cataratas
Muchas personas mayores que no padecen diabetes tienen cataratas, pero las personas con diabetes tienen un 60% más de probabilidades de desarrollar esta afección ocular. 

Las personas con diabetes también tienden a tener cataratas a una edad más joven y hacer que avancen más rápido. Para cataratas que interfieren en gran medida con la visión, se requiere cirugía.

Retinopatía diabética
La retinopatía diabética es un término general para todos los trastornos de la retina causados ​​por la diabetes. Hay dos tipos principales de retinopatía: no proliferativos y proliferativas.

La retinopatía no proliferativa
En la retinopatía no proliferativa, la forma más común de la retinopatía, los capilares en la parte posterior del globo ocular se van bloqueando. 

La retinopatía no proliferativa se puede mover a través de tres etapas (leve, moderada y grave), a medida que más y más vasos sanguíneos se bloquean.

El edema macular 
La retinopatía no proliferativa aunque generalmente no causa pérdida de la visión en esta etapa, las paredes de los capilares puede perder su capacidad para controlar el paso de sustancias entre la sangre y la retina. 

El líquido puede filtrarse en la parte del ojo donde se produce el enfoque, la mácula. En el edema macular, la visión se torna borrosa y se pueden perder por completo. 

Aun cuando la retinopatía no proliferativa no suele requerir tratamiento, el edema macular se debe tratar, pero, afortunadamente, el tratamiento suele ser eficaz en la detención precoz y a veces revertir la pérdida de la visión.

La retinopatía proliferativa
En algunas personas, la retinopatía progresa después de varios años de una forma más seria llamada retinopatía proliferativa. De esta forma, los vasos sanguíneos están tan dañados que se cierran. 

En respuesta, nuevos vasos sanguíneos comienzan a crecer en la retina. Estos nuevos vasos son débiles y pueden perder sangre, bloqueando la visión, que es una condición llamada hemorragia vítrea. 

Grandes avances se han hecho en el tratamiento de la retinopatía diabética. Los tratamientos como la fotocoagulación previenen la ceguera en la mayoría de las personas. 
En la fotocoagulación, el oftalmólogo hace pequeñas quemaduras en la retina con un láser especial. Estas quemaduras sellan los vasos sanguíneos y detienen su crecimiento y fugas.

La retinopatía cuanto más pronto se diagnostique, más probable es que estos tratamientos sean exitosos. Los mejores resultados se producen cuando la vista sigue siendo normal. Mientras más tiempo haya tenido la diabetes, más probable es que tenga retinopatía. Casi todas las personas con diabetes tipo 1 con el tiempo tendrá retinopatía no proliferativa. 

Y la mayoría de las personas con diabetes tipo 2 también lo obtendrá. Sin embargo, la retinopatía que destruye la visión, retinopatía proliferativa, es mucho menos común.
Las personas que mantienen sus niveles de azúcar en la sangre cerca de lo normal tienen menos probabilidades de tener retinopatía o tener formas más leves.

La mayoría de las personas con retinopatía no proliferativa no presentan síntomas. Incluso con retinopatía proliferativa, la forma más peligrosa, a veces las personas no tienen síntomas hasta que es demasiado tarde para tratarlos. Por esta razón, el diabético debe tener sus ojos examinados cada uno o dos años por un profesional de la visión. 

Modificado por última vez en
Más en esta categoría: « Melocotón, manjar de terciopelo

Buscador interno

BANNER HIPERCOR hasta 13 dic 17

BANNER WEB VOZPLUS 30 descuento sierrezuela y vistaverde valido hasta 15 12 17

Mundotoldos

BANNER AKI NAVIDAD 2017

BANNER LA ALCAZABA dic16

Suscríbete a Mijas Semanal

Farmacias de Guardia

Perfil del Contratante

Omkara

2016 © MIJAS COMUNICACIÓN SA
Aviso Legal

Login or Register

LOG IN

Register

User Registration
or Cancelar